Instalaciones

Contamos con 1.000m2 de superficie distribuidos en oficinas, taller y almacén.

Disponemos de la maquinaria, herramientas y elementos de control y prueba necesarios para realizar un diagnostico preciso de averías.

Desde nuestro taller de trabajo y gracias a nuestros sofisticados medios técnicos, llevamos a cabo cada uno de los pasos implícitos en un proceso de reparación y reacondicionamiento de calidad. 

Todos los compresores son sometidos  a una inspección, medición, calibrado y prueba de estado para la emisión del correspondiente informe y presupuesto de reparación. Posteriormente, se realizan las pruebas de estanqueidad, vacío y secado interior, para la comprobación del correcto funcionamiento de los compresores y verificación de consumos, compresión, carga y presión de aceite. Finalmente, una vez montados y acabados, los compresores se trasladan al área de almacenaje para su expedición.

  • imagen
  • imagen